12 PROPÓSITOS DRONEROS DE AÑO NUEVO


A continuación os dejamos nuestros propósitos droneros para este año


  1. Montar un vídeo recopilatorio de los vuelos de 2016.


Lo mucho que hemos volado, y lo mucho que volaremos. Si los actores tienen books, y los directores de cine tienen reels, los pilotos de dron también pueden tener sus recopilatorios. Por ocio o por trabajo, siempre es grato ver nuestros avances resumidos en youtube (lo ponemos en oculto si somos reservados), sobretodo porque tendremos los vuelos más importantes del año en un solo video, editados para que el vídeo sea ágil, y además, no tendremos todos los videos dispersados por el ordenador. También lo tendremos en la nube o internet para que no se nos pierda.




  1. Imprimir un chasis en Impresora 3D


Para los DIYers y Makers, ya deben saber que los costes se abaratan cada vez más. Para aquellos que vais por piezas, os recomendamos probar a imprimir vuestros chasis. Puede costaros únicamente la impresión y el material que gastéis, usando un diseño propio, o bien echando mano de uno de los muchos modelos de dominio público y licencia Creative Commons que circulan por internet.






3. Irse de fin de semana a la naturaleza con tu dron.


Las posibilidades son infinitas. Acantilados al lado del mar, miradores a grandes alturas, canteras, bosques. La intención es usar un paisaje que sea nuevo para tu dron, y avistarlo desde el aire. Quién sabe con qué impresionantes imágenes podrías hacerte. Necesitarás baterías de recambio, o en su defecto, también valen esos cargadores portátiles que estubieron tan de moda como regalos de empresa: los “powerbank”, una alternativa barata cuando no tienes enchufe. Piensa también en tener ya experiencia y manejo de tu dron antes de hacer esto. ¿Has probado de descender un barranco con dron y volver a subir? No es un trabajo fácil y puede ser arriesgado, pero puede valer mucho la pena.


4. Romper una hélice de tu dron


Esto más que un propósito es un deseo favorable. No estrellaremos nuestro dron queriendo, pero somos así de morbosos. Nuestras helices nunca se han roto, y compramos un montón de recambios al principio. ¡Y ni siquiera son de fibra de carbono! Ha llegado la hora de demostrar que las hélices de recambio sirven de algo, y de que nuestra novia, hermano o madre se den cuenta que el dron que nos regaló lo estamos usando, tanto tanto, que ha tenido que pasar por el taller.



5. Hacer una pirueta en modo manual


Porque todo nos lo dan masticadito, algún día puedes descubrir que la vida y habilidades de nuestro dron se extiende más allá de los botones de nuestra emisora. Busca en Youtube “How to do a drone flip”, y puedes empezar a trastear.



6. Entrar en un grupo de aficionados.


Siempre es bonito tener a alguien que te entienda. Entre los aficionados siempre se mueve el último dron de moda, que nos dejan probar sin tenerlo que comprar. Se discute sobre las últimas noticias droneras… Y también sobre fútbol. Depende del grupo. Los hay de todas las edades y con muchos intereses distintos. Si encuentras el tuyo, puede ser muy enriquecedor. Una posible herramienta para encontrarlo es la red social Meetup.


7. Encontrar un campo de aeromodelismo a tu alrededor


Volar por debajo de los 120m, cuidado con los aeropuertos… La ley que envuelve los drones es algo confusa. Encontrar un buen aeródromo o club de aeromodelismo nos asegurará el tiro cuando queramos volar en exteriores y de hobby. Que a ver, en ciudad hemos volado alguno que otro y no  se ha montado ningún pollo, pero eso no significa que no esté prohibido. Además los clubes de aeromodelismo nos permiten preocuparnos menos y volar más, con el añadido que allí encontraremos profesionales que podrán disipar todas nuestras dudas.



8. Practicar más amenudo


Ya sea una vez cada dos semanas o una vez por semana, no podemos dejar que a nuestra preciosidad se le agarroten los circuitos de no usarlos, ni que a nosotros se nos atrofien los dedos. El hábito hace al monje, y volar nos hace a nosotros unos buenos geeks.




9. Ampliar tu flota
Si no practicas, si tu problema es que no tienes tiempo para buscar el lugar idóneo para volar, lo que te puede estar fallando es no tener un dron doméstico. ¿Y eso qué es? Un dron lo suficiente pequeño para volarlo en nuestro comedor. Son los microdrones y los nanodrones. En ocasiones, solo necesitarás 14€ para adquirir estas monadas por internet. Y hablando de ampliar. ¿Habéis visto ya los nuevos drones plegables? ¡Yo creo que va a caer alguno para reyes!



10. Sumarse a la Realidad Virtual


Mi psicóloga me dice que tengo que tengo que ponerme en el lugar de los demás. Pero mientras que no puedo ver lo que ven los demás con unas gafas VR, sí que puedo hacerlo con mi dron. Si tiene cámara y transmite a nuestro smartphone, ni siquiera hará falta dejarnos la herencia de nuestra abuela en equipos caros de FPV de Fattyshark o incluso Samsung, ya que podremos probar el soporte de cartón que venden sólo a 10€. ¡Si no nos mareamos, puede ser muy recomendable!


11. Apuntarse a una carrera o campeonato


Algunos de los grandes en el mundo del Hobby han empezado a montar sus campeonatos en una perspectiva más deportiva de los drones. Merece toda nuestra atención.


12. Encontrar trabajo de piloto de drones


De hecho, no es tan difícil. Lo que se necesita es el título de piloto avanzado para poder empezar a ofrecer tus servicios. Los drones no tienen solo aplicaciones de captación de imagen, si no que se usan también en agricultura, vigilancia y mantenimiento de infraestructuras entre otras que seguro que jamás imaginaste.
http://fmic.es/evento/5o-curso-piloto-avanzado-drons/

Post creado por: Josep Armentano

Con la tecnología de Blogger.